Thursday, 3 July 2014

Ápices

Hace un par de meses, A.C. Wise escribió en su blog dos entradas sobre actitudes que solemos tomar como escritores: minimizamos nuestros logros y, a veces sin querer, nos saboteamos.

Me sentí totalmente identificada con la lectura y prometí aprender de mis logros tanto como de mis derrotas para no seguir cayendo en lo mismo... hasta hace algunas semanas cuando me informaron que The Apex Book of World SF 3 estaba a punto de salir.

Portada de The Apex Book of World SF 3

#

Muchas veces pensamos que somos pésimos creadores porque un editor no publicó alguno de nuestros textos, porque no ganamos un concurso o porque no nos dieron una beca. Nos cuesta trabajo sobrellevar el rechazo y preferimos evitarlo incluso a costa de la creación misma: la única manera de no fracasar nunca es no escribir nada. Después viene el sabotaje y la masturbación mental. Hacemos en la cabeza el trabajo de otros: no enviamos colaboraciones a tal revista porque "nadie publicaría a alguien como yo", dejamos de participar en cierto concurso porque "de todos modos nunca gano nada", no pedimos la beca porque "siempre se la dan a los amigos del comité de selección".

Buscar excusas es más sencillo que escribir, reescribir, editar, reescribir de nuevo, aprender del rechazo y seguir intentando. El eterno retorno del mundo editorial.

Ocurre, por otro lado, que no nos parece gran cosa cuando logramos publicar en esa revista, ganar el concurso, obtener la beca o recibir una buena reseña. Imaginamos que seguramente el editor se equivocó, que cualquier tipo de reconocimiento se trata, seguramente, de un error. Aquí aparecen las comparaciones absurdas: que sí Fulana ha publicado más que tú, que sí Mengano tiene 500 premios Nebula en su sótano y tú sólo un PDF de tu publicación. Se nos olvida que los triunfos de otros no cancelan los nuestros.

De la misma manera que debemos aprender a vivir con los fracasamos hay que disfrutar (y festejar) cuando conseguimos algo. Como dice A.C. Wise, démonos permiso de fallar, pero también de triunfar. Ambas situaciones son parte de nosotros y de nuestras creaciones.

#

En marzo de 2013 recibí un correo de Lavie Tidhar en el cual me dijo que le había gustado mucho uno de mis cuentos y que quería reimprimirlo en The Apex Book of World SF 3, la tercera de una serie de antologías curadas por él mismo en las que reúne textos de fantasía y ciencia ficción de escritores de todo el mundo. Me entusiasmé muchísimo porque compartiría una colección con escritoras parte de las antologías anteriores como Kaaron Warren, Aliette de Bodard, Nnedi Okorafor y Silvia Moreno-Garcia (quien es, por cierto, la traductora al inglés de mi cuento en cuestión). ¡Además un ganador del World Fantasy Award me había contactado para decirme que le gustó algo mío!

Sin embargo, sólo lo mencioné un par de veces en público por temor a convertirme en heraldo del spam. No me hubiera gustado vanagloriarme de algo que en realidad no tiene tanta importancia, ¿o sí la tiene? [Observen cómo minimizo mis logros]

Yo festejo haciendo el baile de la victoria de Jaimico[1]

Hace poco más de un mes recibí la noticia de la inminente publicación de la antología. No había tenido oportunidad de revisar el índice, de modo que fue una gratísima sorpresa descubrir que comparto un libro con Xia Jia, ganadora del premio más prestigioso de SF en China, Amal El-Mohtar, quien ha sido nominada al Nebula, y Benjanun Sriduangkaew, nominada al Campbell Award 2014.

Llevo, pues, semanas experimentando uno de esos episodios de sabotaje. ¿Qué estoy haciendo ahí? Seguramente el antologador se equivocó, los editores cometieron un error. Cuando salgan las reseñas mi cuento va a ser considerado como el peor del universo conocido o por conocerse, lo van a odiar, preferiría que mejor lo ignoraran, sí, que nadie lo lea...

#

Apenas ayer, la antología salió oficialmente al mundo después de haber sido considerada por io9 como uno de los libros imprescindibles de fantasía y ciencia ficción para el mes de julio.

Sigo sin saber exactamente qué estoy haciendo ahí. De lo que sí estoy segura es de que escribir al respecto me ha ayudado a darme cuenta que, si bien éste no es un gran logro editorial, sí es un pequeño triunfo que me pertenece. Hoy no lo hago menos. Hoy hago el baile de la victoria.

---------------------------------
[1 ]Jaimico (I.R. Baboon) es un personaje propiedad de Cartoon Network.

*Lean en inglés los posts que inspiraron esta entrada: Permission to Fail, Permission to SucceedSelf-Rejection and Self-Sabotage.

*"Ahuizotl", un cuento lovecraftiano situado en la Nueva España, apareció por primera vez en Historical Lovecraft (2011), fue reimpreso en The Apex Book of World SF 3 (2014). Si lo desean, pueden comprar la antología en casi todos los rincones del internet.

No comments:

Post a Comment